info [@]posicionamiento-webseo.es

consejos-branding-empresarial Dentro del mercado es sumamente necesario contar con parámetros de reconocimiento para poder diferenciar unas marcas de otras, es decir, destacar aquellos productos/servicios que se deseen comercializar a través de elementos únicos cuyo objetivo de posicionarlo de la mejor manera en la psique de los consumidores. Hoy desde tu Empresa Posicionamiento SEO te traemos ciertas consejos para cambiar el branding empresarial y no fallar en el intento. ¿Quieres saber cómo? Sigue leyendo y averigua lo que debes tomar en cuenta.

Motivos para querer un giro de 180° en tu negocio

El nombre de la marca es la principal información con la cual se topa cualquier persona y siempre es vital asegurar una buena primera impresión. Ese nombre corresponde, junto a otros aspectos visuales, a la identidad corporativa de la organización. Esta no es más que la manifestación física de la marca en la cual se integra la psicología del color, logotipos, tipografías, etc.

Todo lo que comprende dicha identidad debe ser memorable, único, práctico, adaptable, consistente y a la vez ser capaz de transmitir los valores propios de la compañía para llegar efectivamente a la audiencia, por supuesto, en ese camino es imprescindible soportarse en las plataformas digitales con estrategias de comunicación.

Hay ocasiones en las que el branding empresarial ya no se adapta a la actualidad de tu negocio. Repasemos motivos que conducen a decisiones definitivas sobre cambios en este particular.

  • No se está reflejando el mensaje deseado hacia los clientes potenciales y reales porque los enfoques no son los correctos, la imagen en sí carece tanto de expresión como concepto.
  • Problemas de reputación negativa o mala percepción en la audiencia.
  • Cambios de estrategias de branding porque el target (público meta) haya cambiado.
  • Se está expandiendo tu marca o simplemente surge la necesidad de renovar la imagen de tu compañía.

Consejos para cambiar el branding empresarial

Enfócate justamente lo prioritario. Recuerda que este proceso es delicado y en vez de ser beneficioso estarías dando el primer paso a una secuencia de errores perjudiciales. Si te concentras en las verdaderas urgencias y exigencias debes prescindir de significados rebuscados, historias fantasiosas o algo por el estilo. No se coloca en tela de juicio la capacidad narrativa que hayas desarrollado, más bien es una recomendación para que destaques en aspectos claves de la primera impresión. Profundizar demasiado en un trasfondo queda en un segundo plano porque el consumidor no dirige la atención a las historias de los elementos del logo.

Ser específico es importante ya que establece mejores parámetros de reconocimiento en las audiencias, no tomes la idea de una marca para incluir la mayoría de los mercados porque ninguna podrá conseguir objetivos concretos, siempre se avanza un paso a la vez.

Hablando del público meta, hay que tener claro lo que se quiere lograr con él. ¿Buscas llegarle a una nueva audiencia? ¿Incidir aún más en la clientela que ya es leal y le fascina la marca? ¿Cautivarlos, persuadirlos, emocionarlos? ¿Captar nuevos prospectos? Si no hay nada claro todavía con respecto al tema, tómate el tiempo, es la única manera en la que podrás entender de lleno al target, saber cómo se comunican, cómo pudieras dirigirte a ellos a fin de mejorar la relación empresa-cliente. La idea final es conseguir captar la atención gracias a la inédita apariencia sin perder los contactos anteriores, aquí solo vale sumar, no retroceder.

Cuando decides renovar es porque estás convencido de dejar algo atrás, es el caso de los elementos del branding, trata de evitar características visuales inconfundibles del logotipo anterior, haz todo nuevo es una buena forma de garantizar la organización, coherencia y alineación ¿por qué? Porque si comienzas a mezclar elementos nuevos y viejos obtendrás una percepción equivocada junto con comentarios negativos.

Planificar la estrategia y considerar las redes sociales

Es posible que ante tanta ocupación se pase por alto la planificación de una estrategia sólida y es un punto clave. Centra tus esfuerzos más allá de la estética, piensa en el cambio como una oportunidad para seguir en la senda positiva en cuanto a la relación con el cliente se refiere, al fin y al cabo, fortalecer el vínculo es lo que genera mayor interés tanto en el negocio como en los consumidores. Enmarca en los objetivos ciertos beneficios, mantén la base de lo que ya has entregado y han dejado a la audiencia satisfecha.

Utiliza los canales sociales a tu favor, sobre todo, para comenzar a difundir mensajes anticipados. Estos que tendrán la intención básica de prevenir, mantener expectante y no sorprender sin previo aviso. Recuerda que tus clientes ya han aceptado tu identidad y un cambio repentino podría dejarles una sensación poco agradable. Publica contenidos efectivos en tu perfil de Facebook, Twitter, Instagram... indicando un relanzamiento, aprovecha las ventajas de lo visual y dedícate dos semanas antes (al menos), del gran día, a crear curiosidad, engancharte a nuevos clientes, e iniciar otra fase de fidelidad con el público.

Simultáneamente préstale atención a la comunicación interna, educa a cada uno de los empleados, muéstrales el nuevo enfoque, así sabrán cuál ha sido el cambio y trabajarán mancomunadamente para cumplir los objetivos trazados.

Estos consejos para cambiar el branding empresarial te ayudarán a no fallar en el intento, por lo general, es una jugada arriesgada que le ha salido caro a grandes franquicias tales como McDonald's, Gap o Tropicana, pero estos tips serán de ayuda en tu propósito. ¿Te gustaría reforzar tu branding? Coméntanos y comparte el contenido del post si ha sido útil la información.

No Comment

You can post first response comment.

Leave A Comment

Please enter your name. Please enter an valid email address. Please enter a message.